Últimas entradas del blog

Yoga y menstruación

1 Comentario
(5)

Seguro que has escuchado en clase que debemos evitar las posturas invertidas en las clases de yoga durante la menstruación. En este artículo encontrarás las razones y podrás descubrir cómo practicar yoga para combatir el dolor y las molestias derivadas del período. 

Durante la menstruación, no se recomienda practicar asanas que requieran demasiada energía, ya que puede generar agitación (física, mental, energética...). Tampoco posturas que compriman la zona abdominal. Estos días podrían dedicarse a una práctica suave de asanas, una práctica de meditación o, simplemente, descansar.

Si practicas durante el período, sí deberías evitar las posturas invertidas. La tradición yóguica enseña que durante el ciclo menstrual, la mujer se encuentra en un momento en el que su energía circula y fluye hacia abajo (apana) y hacia fuera del cuerpo, eliminando residuos, toxinas, etcétera. Es un momento de purificación, de “soltar”. Por tanto, al hacer una postura invertida se invierte ese flujo energético (pránico) y se cambia la polaridad durante, al menos, el tiempo que estemos en la postura. Creamos un desequilibrio y el cuerpo necesitará más tiempo, esfuerzo y energía para volver a su ciclo energético natural. Entonces, si una mujer menstruando realiza (y mantiene) la postura invertida está modificando el flujo natural de energía, moviéndola hacia arriba, contraria a su naturaleza.

A nivel fisiológico, el suelo pélvico, durante el ciclo, contiene mayor cantidad de sangre. En el útero hay venas finas y arterias gruesas, por lo que las primeras se "colapsan" con facilidad. En la postura invertida actúa la fuerza de la gravedad directamente sobre el útero, empujándolo hacia abajo (hacia la cabeza), aumentando la presión y causando que los ligamentos que sujetan el útero se estiren, o incluso lleguen a colapsarse (oclusión de las venas). Al suceder esto, por las arterias (más gruesas) entra mayor cantidad de sangre de la que pueden llevar las venas, provocando una congestión vascular= aumento del sangrado, calambres, dolor...

Como todo durante la clase de yoga, esto es solo una propuesta. Observa si a ti te sientan bien o no, tu flexibilidad...

Por otro lado, existen posturas especialmente beneficiosas para esa situación. Posturas que alivian el dolor, calambres, desajustes, molestias en pelvis o zona lumbar... así como para equilibrar y calmar las emociones, que pueden verse afectadas por el ciclo menstrual.

supta-badakonasana

Supta Badakonasana. Imagen: Mr. Yoga - Wikimedia Commons



¿Cuáles son estas posturas beneficiosas? 

1. Supta Badakonasana es estupenda para aliviar y reducir los dolores y molestias típicas durante el periodo. Es una postura muy relajante y reconstituyente con múltiples beneficios:

  • Da apertura a la cadera, lo que disminuye la presión de la zona pélvica.
  • Alivia los calambres, los sofocos, la irritabilidad, el cansancio y la agitación hormonal asociada a la menstruación.
  • Es buena para la indigestión y los ardores y pesadez del estómago, diarrea y gases.
  • Abre el pecho y favorece la respiración profunda.
  • Aquieta y calma la mente.
  • Regula la presión arterial.

2. Viparita karani en la pared es otra postura ideal durante los días de menstruación.

  • Alivia la rigidez en la parte baja de la espalda y estira los músculos isquiotibiales de una manera pasiva.
  • Relaja las piernas, eliminando la fatiga de las piernas por estar mucho tiempo de pie o sentada.



Por Tania Muñoz, profesora de Hatha y Ashtanga yoga en Espacio Orgánico.

Deja un comentario

Código de seguridad

Comentarios

  • jess
    Por:Jess En 11/10/2018
    Clasificación:
    5.0

    Qurdaria mejor: Exclusivamente en la actualidad* ;)

    Muchas gracias por este post. No sabía nada del tema y me ha resultado muy curioso e interesante.
    Gracias de nuevo.
    Un saludo :)