Últimas entradas del blog

Por qué es importante la Gastronomía Sostenible

Aunque a veces no nos paremos a pensarlo, cuando comemos estamos haciendo algo más que alimentarnos y/o disfrutar de un placer para los sentidos. Detrás de cada bocado que damos hay unos métodos de producción y cultivo, una forma de trabajo y un medio de vida para muchas personas.

La ONU nos invita a reflexionar sobre todos estos aspectos al designar el 18 de junio como Día de la Gastronomía Sostenible. Para la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), la gastronomía sostenible es sinónimo de una cocina que tiene en cuenta el origen de los ingredientes, cómo se cultivan y cómo llegan a nuestros mercados y, finalmente, a nuestros platos. Es decir, va más allá del arte de preparar una buena comida para poner el acento en la necesidad de salvaguardar los recursos naturales y evitar el desperdicio alimentario. En este sentido, la FAO destaca la importancia de una dieta ecológica y defiende la diversificación de cultivos, los cultivos tradicionales infrautilizados y la sostenibilidad en la producción de alimentos y la gestión de recursos naturales.

La gastronomía sostenible, basada en productos de temporada, contribuye a la preservación de la vida silvestre y de las tradiciones culinarias. Con esta fecha marcada en el calendario, las Naciones Unidas reconocen la gastronomía como una expresión cultural de la diversidad natural y cultural del mundo, y nos recuerda que crisis como la actual pandemia de la COVID-19 hacen la gastronomía sostenible más relevante que nunca. Está íntimamente vinculada, además, a la consecución de tres de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para erradicar la pobreza y proteger el planeta:

  1. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
  2. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.
  3. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

La FAO destaca que el consumo de alimentos locales producidos de manera sostenible tiene un impacto vital sobre los medios de subsistencia de los agricultores, el medioambiente y la economía en general y apela a la responsabilidad de productores y consumidores.

El consumo de productos locales y de proximidad contribuye a impulsar la economía de una zona y a apoyar a pequeños y medianos agricultores. De esa manera es posible mantener el modo de vida en las áreas rurales y fijar la población, uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo. Además, es un eficaz instrumento contra el cambio climático, al reducirse los gases de efecto invernadero y los recursos utilizados en el transporte de alimentos.

Si, además, optamos por alimentos ecológicos, no solo estaremos apostando por una alimentación más saludable, libre de pesticidas y químicos, sino que contribuiremos a una producción alimentaria respetuosa con el entorno y con los ciclos naturales de la tierra.

El sector de la restauración tiene también un peso decisivo en el avance hacia esa gastronomía sostenible a través de su selección de proveedores y productos, mediante el apoyo a pequeños productores y la elaboración de sus platos con ingredientes 100% ecológicos y certificados, de temporada y de proximidad.


Imagen: Jordan Madrid - Unsplash

Deja un comentario

Código de seguridad