Contáctanos en el 91 657 2515 o en info@espacioorganico.com

El poder del consumidor para cambiar el mundo

Por un consumo justo y responsable

El poder del consumidor para cambiar el mundo
13 mayo, 2019 Esmeralda Puerto
consumo justo y responsable por parte del consumidor

EL PODER DEL CONSUMIDOR PARA CAMBIAR EL MUNDO

Por un consumo justo y responsable que depende del consumidor

 

Cuando planteas un discurso crítico con el consumo, no significa que vas a dejar de consumir; lo que se plantea es que el consumidor lo haga de otra manera, poniendo en el centro a las personas, a la Tierra y al medio ambiente.

La propia lógica del consumismo actual se basa muchas veces, ya no a partir de una necesidad individual, sino a partir de unas necesidades que nos ha creado el propio sistema imperante que nos insta a comprar, a comprar y a comprar para que unos pocos puedan hacer negocio en contra de una mayoría de ciudadanos.

Las empresas que no tienen como prioridad a las personas y sus necesidades reales tienen dos mecanismos para hacernos consumir. El primero es la creación artificial de necesidades con el que nos implantan la idea de que necesitamos comprar para ser felices; el segundo es la obsolescencia programada, la creación de productos con fecha de caducidad. Ese no es el camino.

Estamos viviendo un momento en el que las pautas de consumo están cambiando. Gracias a la situación actual de crisis y a las nuevas tecnologías, las pautas de consumo alternativo se han consolidado y se han multiplicado con nuevas iniciativas; unas ideas que no pasan desapercibidas para las grandes empresas que están empezando a verlo como un nicho de negocio; como ocurre ya con la “economía verde” de la Bio-industria de marca blanca en las grandes cadenas de supermercados y la gran distribución. Por ello no hay que olvidar que hay proyectos que se basan en la acción crítica permanente para que esto no se desvirtúe, que más allá de lo comercial o la moda, están comprometidos con un verdadero cambio.

¿Qué comemos? ¿De dónde viene, cómo se ha elaborado y qué precio pagamos por aquello que compramos? Son preguntas que cada vez se formulan más consumidores. En un mundo globalizado, donde la distancia entre campesino y consumidor se ha alargado hasta tal punto en qué ambos prácticamente no tienen ninguna incidencia en la cadena agroalimentaria, saber qué nos llevamos a la boca importa de nuevo, y mucho.

Se trata de devolver la capacidad de decidir sobre la producción, la distribución y el consumo de alimentos a los principales actores que participan en dicho proceso, al campesinado, pequeñas tiendas como la nuestra y a los consumidores. Lo que en otras palabras se llama: la soberanía alimentaria. Que significa, como la misma palabra indica, ser soberano, tener la capacidad de decidir, en lo que respecta a nuestra alimentación.

Desde ESPACIO ORGÁNICO planteamos un modelo de agricultura, alimentación ecológica y distribución consciente antagónico al dominante. Nuestro objetivo: acortar la distancia entre producción y consumo y establecer unas relaciones de confianza y solidaridad en todos los eslabones de la cadena, entre el campo y la ciudad; apoyar una agricultura campesina y de proximidad que cuida de nuestra tierra y que defiende un mundo rural vivo con el propósito de poder vivir dignamente del campo; y promover una agricultura ecológica y de temporada, que respete y tenga en cuenta los ciclos de la tierra. Asimismo, en las ciudades, estas experiencias permiten fortalecer el tejido local, generar conocimiento mutuo y promover iniciativas basadas en la autogestión y la auto-organización, haciendo ciudades más sostenibles.

En lo que se refiere a nuestra actividad, queremos desarrollar una distribución justa, ética, que acerque los beneficios de la agricultura ecológica a la mayor parte posible de la población. Queremos colaborar con los productores para darse a conocer, no entrando en guerra de precios y que sus productos BIO, elaborados con las mayores garantías y de manera artesanal amando la tierra, tengan un lugar dónde de otro modo, sólo habría grandes marcas comerciales. Queremos, en la medida de nuestras posibilidades, cambiar radicalmente este sistema, o “comer bien” se convertirá en un privilegio sólo accesible para quienes se lo puedan permitir.

Nuestra filosofía y fin es que los productos ecológicos sean accesibles a toda la población, no solo a personas con gran poder adquisitivo sino también y en especial a la gente con menos recursos. Lo Bio, lo bueno y lo saludable debe ser para todo el mundo.

Iniciativas como el proyecto Espacio Orgánico que abogan por un consumo de cercanía, de pequeño y mediano agricultor/a y 100% en ecológico, en circuito corto y cultivo biodiverso, son sólo un primer paso para avanzar hacia “otra agricultura, otra alimentación y otro consumo”. De esta forma escogeremos una opción que favorezca el medio ambiente y la igualdad social.

Nos mueve una intención de caminar juntos hacia la unidad con la naturaleza y de elevar la energía del planeta. Crear una economía alimentaria transparente, justa y dinámica, respondiendo a las necesidades reales de los consumidores y distribuyendo equitativamente los beneficios. Nuestra vía es apostar por personal formado y amoroso, gran calidad en el producto y una atención personalizada al cliente con información veraz y transparente. En una situación en la que todos los eslabones de la cadena salen ganando. Alimentos ecológicos que contribuyen a un suelo fértil, a mejorar la salud humana y la comunidad por un consumo responsable.

 

 

*Escrito por Jorge, Responsable de Calidad BIO de Espacio Orgánico.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información ACEPTAR

Aviso de cookies

X