Últimas entradas del blog

Geles hidroalcohólicos: composición y complementos

A raíz de la pandemia del coronavirus y de los últimos rebrotes, llevar un bote de gel hidroalcohólico en la mochila o el bolso se ha convertido en algo casi tan habitual como llevar la cartera o el móvil. Lo que no es tan frecuente es que nos preocupemos de conocer su composición y sus efectos sobre nuestra piel. Es conveniente saber que no todos los geles llevan los mismos componentes. Mejor optar por los ecológicos y recurrir a productos complementarios bio para cuidar nuestras manos. 

Aparentemente, la composición de estos geles es muy sencilla: agua y alcohol. Este último es un gran desinfectante, pero tiene tiene un inconveniente: destruye la protección natural de la piel, la reseca y la cuartea.

El alcohol facilita, además, la entrada a la sangre de las sustancias con las que esté fabricado el gel hidroalcohólico.

Sin embargo, no todos los alcoholes son iguales. Desde Espacio Orgánico, como siempre, apostamos por los bio, para no añadir tóxicos a nuestra piel.

Tras varias semanas utilizando este producto, seguro que habréis visto que la salud de vuestra manos empeora. Por eso es fundamental que recurramos a productos de cuidado de manos, como cremas nutritivas, regeneradoras y geles, que aporten nutrientes a nuestra piel y sean 100 % bio. 

Vamos a analizar algunos de los elementos más efectivos para mantener nuestra piel cuidada:  

1. Aloe Vera

Regenerador, nutritivo, hidratante, antiséptico y antiarrugas: el gran aliado de la piel.

Una característica fundamental del aloe vera es su capacidad para hidratar y regenerar las capas más profundas de la epidermis. Podéis recurrir a geles hidroalcohólicos que lo contengan o emplearlo diariamente en cremas o geles.


2. Pantenol

El pantenol es provitamina B5, uno de los humectantes mas eficaces que existe, ideal para compensar la sequedad que produce el alcohol. Evita que perdamos la hidratación en la piel y actúa como regenerante de la dermis.
  

3. Caléndula

Otra maravilla de la naturaleza, de alto poder cicatrizante y que aumenta la producción de colágeno. La caléndula es ideal para niños y bebés y para cualquier persona que tenga la piel muy delicada, por sus efectos calmantes y antiirritantes.


4. Lavanda

Se utiliza como cicatrizante, bactericida y viricida. Es relajante, calma la piel y es uno de los aceites esenciales que menos reacciones alérgicas producen, aunque conviene tener cuidado, ya que nuestra piel está delicada en estos momentos. 

 

5. Manteca de karité

Aunque es un producto comestible, es principalmente conocido por sus propiedades cosméticas, hidratantes, regeneradoras y suavizantes para la piel. Un gran aliado para regenerar nuestras castigadas manos. 

6. Aceite de coco

Su elevado contenido en ácidos grasos, vitamina E y K y ácido láurico lo convierten en un excelente hidratante. Además, nutre en profundidad la piel y le aporta luminosidad. Podemos utilizarlo directamente con el aceite de uso comestible o en cremas que lo contengan como principal ingrediente.


Por Alejandro Sexto Naveira, naturópata y responsable del área de Bienestar de Espacio Orgánico.

Deja un comentario

Código de seguridad