Contáctanos en el 91 657 2515 o en info@espacioorganico.com

¿CÓMO DISTINGUIR LO ECOLÓGICO DE LO QUE NO LO ES?

"Ecológico/Biológico/Orgánico"

¿CÓMO DISTINGUIR LO ECOLÓGICO DE LO QUE NO LO ES?
21 abril, 2016 Lucia Villlalba

¿Qué sellos garantizan que un producto cumple la normativa de alimentos ecológicos y qué sellos no? ¿Cómo saber si la verdura y la fruta son ecológicas? ¿Qué estrategias usan algunas tiendas para que algunos productos convencionales parezcan ecológicos? Te lo contamos en las siguientes líneas.

El consumo de productos orgánicos se está extendiendo rápidamente y algunos comercios e hipermercados incluyen solo algunos productos realmente orgánicos entre los productos convencionales. Esto lleva a muchas personas a preguntarse: ¿cómo distingo que un producto es realmente orgánico?

En el área de alimentación la principal garantía de que un producto es orgánico es el sello conocido como ‘Eurohoja’, que confirma que dicho producto ha superado los controles que exige la legislación de la Unión Europea en cada paso de la cadena de elaboración. Se trata, como podéis ver en la foto, de una hojita formada por estrellas blancas sobre un fondo verde, aunque en algunos envases puede aparecer con otros fondos como blanco o negro. Si el producto lleva la hoja de estrellas, confirmado: es orgánico según la legislación europea.

sellos

Como en España esta supervisión está transferida a las comunidades autónomas, casi siempre la Eurohoja va acompañada del sello de certificación ecológica de la comunidad correspondiente. Son los sellos que podéis ver en la otra imagen y también son oficiales, detallando cada sello la comunidad autónoma donde el producto se ha certificado.

sello2

¿Qué garantías da la Eurohoja?

Muchas más de lo que parece. Entre otras cosas que el alimento cumple restricciones muy severas sobre pesticidas y fertilizantes químicos, que está libre de transgénicos, que se ha producido de forma sostenible y respetando la naturaleza, que ha cumplido las normas de lo orgánico en cada paso de la cadena o que los animales han disfrutado de bienestar y salud. Se pueden leer más garantías en esta web (en inglés).

Países de fuera de la UE tienen sus propios sellos orgánicos, como por ejemplo el sello USDA Organic de Estados Unidos, pero este sello solo garantiza que se cumple la normativa de ese país. Es decir, para que un producto pueda venderse como orgánico o ecológico en Europa, debe llevar el sello europeo. Ninguna otra cosa garantiza que cumple la legislación de la UE, y las legislaciones no son igual de exigentes en todos los territorios.

¿Qué palabras me confirman que es orgánico?

El Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo, de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos define en su artículo 23 las palabras protegidas por la ley para etiquetar productos ecológicos, por lo tanto, leerlas en el etiquetado es también una garantía. Para España son ‘ecológico’, ‘biológico’, ‘eco’ y ‘bio’. Lo normal es que el producto incluya tanto uno de estos términos como los sellos.

Estas palabras son distintas en otros idiomas de la UE, por ejemplo la reservada en Reino Unido es ‘organic’, y en Alemania son ‘ökologisch’ y ‘biologisch’.

La transposición de esta normativa a España produjo que algunas marcas tuvieran que retirar esos términos de sus productos, ya no tenían calidad ecológica. Fue el caso de los yogures ‘Bio’ de Danone, a los que la marca cambió el nombre por ‘Activia’.

¿Qué son las certificadoras privadas?

En el ámbito de la producción orgánica existen también certificadoras privadas cuyo sello podemos encontrar en algunos productos. Algunos nombres son Sohiscert (SHC), Nature et progrès, Demeter, Ecocert, Natrue o International Organic and Natural Cosmetics Corporation.

Estas certificadoras dan una garantía según los criterios que use dicha empresa. Es decir, un producto que solo lleve el sello de una certificadora pero no el de la comunidad autónoma y el de la UE no puede considerarse ecológico según los criterios de la normativa comunitaria.

Pero el sello de una certificadora no significa necesariamente menos calidad ecológica, sino más bien, diferentes criterios. Por ejemplo la certificación Demeter no es pública pero está considerada como un paso más allá de los criterios ecológicos de la UE, introduciendo el concepto ‘cultivo biodinámico’. Un producto con el sello Demeter probablemente cumpla los requisitos de la UE y algunos más.

Las certificadoras tienen más presencia en el apartado de higiene, cosmética y productos de limpieza orgánicos, donde por ahora no existe un sello de institución pública. Que un champú cuente con un sello de certificadora da más garantía sobre aspectos como una limitación de químicos sintéticos en el producto, o que se ha fabricado con respeto al medio ambiente.

¿Cómo distinguir los productos frescos y a granel orgánicos?

En cuanto a los productos frescos y a granel la garantía la da el propio establecimiento al anunciar que una sección determinada o toda ella tiene origen orgánico. En Espacio Orgánico, todos los productos de la tienda son ecológicos y por lo tanto la verdura y fruta fresca, así como los productos a granel (frutos secos, semillas, etc.) también lo son.

Los más exigentes pueden solicitar sellos o albaranes en la recepción de un establecimiento, o cualquier otro documento donde se confirma la trazabilidad y la certificación ecológica de cada partida.

Algunos aspectos de las frutas ecológicas que pueden ayudar a distinguirlas a simple vista es que tienen un aspecto más natural, con colores más intensos, pero sin embargo no tienen un brillo exagerado ya que no llevan ceras ni añadidos de ningún tipo. Además, la variedad de tamaños que podemos encontrar en un cajón de fruta orgánica es mayor ya que no se clasifican por criterios estéticos sino ecológicos y de salud.

Aunque no es un criterio para su identificación en la tienda, cabe mencionar que al tener recorridos menores la fruta se recolecta más cerca de su punto de maduración, madurando así en el árbol, de forma natural, y no en cámaras o almacenes.

Confusiones frecuentes

Aunque los sellos que identifican lo orgánico están claros, las tiendas y supermercados que combinan lo orgánico con lo convencional pueden dar lugar a equívocos, por lo que hay que estar atentos a algunas circunstancias.

En algunos supermercados existe una sección de alimentación sana en la que se pueden encontrar productos ecológicos junto a otros que no lo son, como productos sin gluten, dietéticos, etc. Y el etiquetado de estos productos puede llevar palabras como ‘natural’, ‘sano’ que pueden llevar a confusión. Por eso siempre lo mejor es mirar los sellos descritos arriba y las palabras reservadas a lo ecológico. Sólo esto garantiza que es orgánico o ecológico y ha tenido supervisión.

Si no tenemos más remedio que comprar un alimento no ecológico, por ejemplo vamos a comprar un pan sin gluten en un supermercado convencional, un buen consejo es revisar la lista de ingredientes porque es un buen indicador de si el fabricante ha querido crear un producto lo más sano posible, o sencillamente uno económico con un marketing natural. Podemos fiarnos del dicho “si tu abuela no lo entiende, no lo compres”, ya que por mucha necesidad que tenga el alimento de estabilizantes, conservantes, colorantes, etc., éstos en la mayoría de los casos pueden ser naturales, solo que su utilización es más cara.

O sea, que si encontramos ingredientes como E-463, E-220 y cualquiera de la larga lista de aditivos químicos, mejor rechazar el producto. A veces el fabricante omite la nomenclatura con la ‘E’ y pone el nombre completo, por ejemplo en vez de E-463 se indica ‘hidroxipropil celulosa’, pero es el mismo compuesto y no tiene nada de natural. Existen sitios web y también aplicaciones para móviles que sirven para consultar la toxicidad potencial de los aditivos alimentarios.

Pero recuerda que en un producto con certificación ecológica europea no hay aditivos que puedan considerarse peligrosos, por lo que el sello de la Eurohoja es garantía de salud. Busca el sello.

¿Vegetariano es ecológico?

Otra confusión frecuente es asociar lo vegano o vegetariano a lo ecológico. Existen sellos o palabras que indican que un alimento es, por ejemplo, apto para veganos (no lleva nada de origen animal), como es el logotipo Vegan Society, pero esto no indica necesariamente que los ingredientes sean orgánicos.

O dicho de otra forma, podemos comer en un restaurante vegano y no ingerir ni un gramo de carne, huevos o lácteos en el menú, pero los vegetales, el aceite, los cereales, las semillas y los demás ingredientes pueden ser de origen y distribución convencional y por lo tanto llevar aditivos químicos, haber sido tratados con pesticidas industriales o proceder de plantaciones transgénicas.

Legislación

Para quien quiera saber más sobre la regulación actual del etiquetado de los productos orgánicos en España, éste se basa fundamentalmente en dos leyes: El ya citado Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo, de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) nº 2092/91; y el Real Decreto 833/2014, de 3 de octubre, por el que se establece y regula el Registro General de Operadores Ecológicos y se crea la Mesa de coordinación de la producción ecológica.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información ACEPTAR

Aviso de cookies

X