Contáctanos en el 91 657 2515 o en info@espacioorganico.com

¿Carne? Sí, pero ecológica

¿Carne? Sí, pero ecológica
1 marzo, 2017 Lucia Villlalba

Cuando una persona se plantea llevar una dieta más ecológica y respetuosa con el medioambiente por lo general se piensa en el vegetarianismo o veganismo. Sin embargo, algunas personas encuentran un verdadero problema en quitarse de comer carne, ya que les gusta mucho este alimento. Pero no hay por qué sufrir, porque también se puede ser carnívoro y abogar por un consumo responsable y amable con la naturaleza. Se puede hacer comprando y comiendo carne ecológica.

Una barrera importante a la hora de cambiar el hábito de consumo hacia la carne ecológica es el alto precio de la misma. No obstante la pregunta es, ¿por qué la carne convencional es tan barata? A la larga, te darás cuenta de que este pequeño incremento será rentable, porque los beneficios de la carne ecológica son muchos y se notará en tu salud y sobre todo en el medio ambiente.

La producción ecológica de carne es positiva en un doble sentido. Por un lado, se establece una relación benévola del hombre hacia el animal, cuidándolo y manteniendo lo máximo posible su habitat natural. Por otro lado, como consecuencia de esta atención sensible hacia los animales, el hombre consigue una carne mucho más beneficiosa para su salud. Es un círculo equilibrado y lógico.

Para que una granja o criadero sea considerado ecológico, entre otras cosas, debe estar libre de cualquier resto de pesticida o tratamiento química en los últimos tres años. Los animales que se crían en estos lugares (vacas, cerdos, pollos…) viven en condiciones de semilibertad, al aire libre y alimentados con productos naturales. Si contraen alguna enfermedad se fomenta la curación a través de su propio sistema inmunológico, en lugar de usar hormonas o antibióticos.

Por otro lado, los productores de carne ecológica suelen estar alejados de las grandes ciudades, y de esta manera están libres de contaminación o exceso de luz, factores que favorecen un crecimiento natural de los animales. Y sobre todo, se trata de una industria sostenible y controlada, no se persigue un rendimiento masificado a cualquier precio.

Todas estas condiciones consiguen una producción de carne mucho más saludable y con múltiples beneficios. El primero de ellos, según publica Infosalus, es una carne con un 50% más de omega 3. Esta conclusión ha sido publicada por expertos de la Universidad de Newcastle, como el profesor Chris Seal que afirma:  “los omega-3 están vinculados a reducción de las enfermedades cardiovasculares, mejora del desarrollo y la función neurológica y una mejor función inmune. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) recomienda que deberíamos duplicar nuestro consumo”.

Esto quiere decir que la carne ecológica tiene más antioxidantes, que son las moléculas que previenen la oxidación de las células y retrasan el envejecimiento. Además, el hecho de alimentar a los animales con productos naturales como la hierba hace que el producto conseguido sea más nutritivo. La carne ecológica tiene más minerales y vitaminas que la carne elaborada sin estos criterios.

Pero aún hay más razones para pasarse a la carne ecológica. Uno importante es que, al no buscar la rentabilidad desaforada, se consigue en centros pequeños y medianos, que vigilan concienzudamente todos los principios de sostenibilidad y ecología. Comprando carne ecológica apoyamos negocios locales y familiares. Y por supuesto, estas normas se aplican a todo el proceso de producción, por lo que a la hora de etiquetar y envasar también se mantienen estos criterios respetuosos con el medioambiente.

Por último, para todos aquellos amantes de la buena carne, no hay que olvidar que el sabor de la carne ecológica, al tener mejor calidad, es más intenso. Pensemos en un filete de calidad, con un color y una textura inmejorable y otro con una pinta extraña que a saber de dónde ha salido… ¿Cuál apetece más llevarse a la boca? La elección es fácil.

Laura Bermejo, colaboradora de Espacio Orgánico

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X